A. NUESTRA MISION

Muy probablemente la biblioteca pública sea una de las instituciones más volcadas y abiertas al ciudadano que existen en la actualidad dentro de las administraciones públicas, porque en ellas podemos entrar y salir a nuestro antojo y disfrutar de sus servicios de la manera más libre. Pero ¿qué es lo que ofrece la biblioteca pública a la sociedad?, o dicho de otro modo, ¿para qué existen las bibliotecas como servicio público gratuito?, ¿qué es lo que hace que los poderes públicos consideren que sea imprescindible la existencia de estas instituciones? Pues bien, la biblioteca pública viene a satisfacer una serie de necesidades ineludibles que tiene la sociedad actual para su propia supervivencia y bienestar, como son la necesidad de información, la de formación, y la necesidad de llenar su tiempo de ocio.  Se trata, en definitiva, de asegurar a todo el mundo el acceso a la información y la cultura de nuestro tiempo(derechos recogidos en nuestra Constitución, art. 44.), y poner a disposición de los ciudadanos los instrumentos necesarios para su formación como personas y como individuos activos dentro de la sociedad en la que viven. Con la biblioteca pública se democratiza el acceso a la cultura y la información, y por ello podemos decir que la biblioteca se convierte en un agente democratizador e igualitario de la sociedad. Las bibliotecas son, por tanto, y a un mismo tiempo, instituciones destinadas a divertir, informar y formar  al ciudadano. Y en esta última faceta, la de la formación, la biblioteca actúa como base para la formación no reglada, o sea la formación autodidacta, ya que de la formación reglada ya se encargan las instituciones educativas (colegios, institutos y universidades), aun cuando la biblioteca pública también pueda servir de apoyo a la misma.