D. Usuarios responsables. Una biblioteca de todos

«Lo público es la fuente en la que hemos de beber todos, y que hay que mantener siempre limpia y con agua».

Resultado de imagen de fuente campo agua

La biblioteca es un servicio público «gratuito» (es decir, pagado con el dinero de los contribuyentes) que trata de satisfacer el derecho a la cultura y la información que la Constitución nos reconoce a todos los ciudadanos. Como servicio público al que tenemos derecho, debemos exigir su existencia y buen funcionamiento, pero también debemos responsabilizarnos del mismo los ciudadanos en la parte que nos toca. Como sabemos, todo derecho conlleva también una responsabilidad y el cumplimiento de unas normas que se establecen precisamente para que todos podamos acceder a los servicios de  una manera adecuada y equitativa, dentro de lo posible. Enumeramos algunas de las normas y responsabilidades que nosotros como ciudadanos debemos seguir en nuestro uso de la biblioteca :

– Guardar silencio o hablar en tono bajo para no molestar a los demás usuarios, que trabajan, leen o estudian.

– Desconectar o poner en silencio los móviles y salir de la biblioteca a hablar por teléfono.

– Tratar con cuidado los materiales de la biblioteca (libros, audiovisuales…) para que duren el máximo tiempo posible y otros usuarios puedan disfrutarlos en las mejores condiciones.

– No comer ni beber (excepto agua) en la biblioteca para no ensuciar  los materiales, el mobiliario y las instalaciones.

– Tratar con cuidado el mobiliario y las instalaciones.

– Todo aquello que las reglas de urbanidad y el sentido común nos aconsejen.