Poesía en la Biblioteca

Hoy 21 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Poesía, conmemoración creada por la UNESCO a finales de 1999 para impulsar y promover la poesía. Este día nació Johann Sebastian Bach en Eisenach en 1685. En el Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, con ocasión del Día Mundial de la Poesía (21 de marzo de 2012) podemos entender que la poesía es una de las expresiones más elevadas de la lengua y la cultura. Es la libertad absoluta del verbo y la creación, elemento constitutivo de la identidad y también, a menudo, ingrediente de la construcción de nuestra identidad personal, como la música, la danza o las artes plásticas.

La biblioteca ha elaborado una Guía de Lectura en la que podrás ver una selección bibliográfica de las obras que tiene la biblioteca en la Sala Infantil y Juvenil. Por si no lo conocéis aún, os dejamos con este poema de Julia Uceda.

Si quieres descubrirnos algún autor, déjanos tu poema preferido…

 


El tiempo me recuerda de Julia Uceda

 
Recordar no es siempre regresar a lo que ha sido.
En la memoria hay algas que arrastran extrañas maravillas;
objetos que no nos pertenecen o que nunca flotaron.
La luz que recorre los abismos
ilumina años anteriores a mí, que no he vivido
pero recuerdo como ocurrido ayer.
Hacia mil novecientos
paseé por un parque que está en París -estaba-
envuelto por la bruma.
Mi traje tenía el mismo color de la niebla.
La luz era la misma de hoy
-setenta años después-
cuando la breve tormenta ha pasado
y a través de los cristales veo pasar la gente,
desde esta ventana tan cerca de las nubes.
En mis ojos parece llover
un tiempo que no es mío.

Publish at Calaméo or browse the library.

PinterestShare
5 comments on “Poesía en la Biblioteca
  1. Valeria dice:

    Dejo un poema de Darío Jaramillo Agudelo, poeta colombiano.

    Podría perfectamente suprimirte de mi vida,
    no contestar tus llamadas, no abrirte la puerta de la casa,
    no pensarte, no desearte,
    no buscarte en ningún lugar común y no volver a verte,
    circular por calles por donde sé que no pasas,
    eliminar de mi memoria cada instante que hemos compartido,
    cada recuerdo de tu recuerdo,
    olvidar tu cara hasta ser capaz de no reconocerte,
    responder con evasivas cuando me pregunten por ti
    y hacer como si no hubieras existido nunca.
    Pero te amo.

    No se si lo conocen, pero creo que la biblioteca no tiene ninguna obra suya. Les dejo la idea.

  2. Lidia dice:

    No les voy a descubrir al escritor Jorge Luis Borges, y no estoy segura de s es un poema, pero lo parece.

    Instantes

    “Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
    en la próxima trataría de cometer más errores.
    No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
    … Sería más tonto de lo que he sido,
    de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
    Sería menos higiénico.
    Correría más riesgos,
    haría más viajes,
    contemplaría más atardeceres,
    subiría más montañas, nadaría más ríos.
    Iría a más lugares adonde nunca he ido,
    comería más helados y menos habas,
    tendría más problemas reales y menos imaginarios.

    Yo fui una de esas personas que vivió sensata
    y prolíficamente cada minuto de su vida;
    claro que tuve momentos de alegría.
    Pero si pudiera volver atrás trataría
    de tener solamente buenos momentos.

    Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
    sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

    Yo era uno de esos que nunca
    iban a ninguna parte sin un termómetro,
    una bolsa de agua caliente,
    un paraguas y un paracaídas;
    si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

    Si pudiera volver a vivir
    comenzaría a andar descalzo a principios
    de la primavera
    y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
    Daría más vueltas en calesita,
    contemplaría más amaneceres,
    y jugaría con más niños,
    si tuviera otra vez vida por delante.

    Pero ya ven, tengo 85 años…
    y sé que me estoy muriendo.”

    Jorge Luis Borges

  3. Carmen dice:

    Ajedrez, de Gerardo Diego

    Hoy lo he visto claro
    Todos mis poemas son sólo epitafios
    Debajo de cada cuartilla
    siempre hay un poco de mis huesos

    Y aquí en mi corazón se ha cariado el piano
    No sé quién habrá sido
    pero el reloj
    en vez de péndulo vivo
    colgaba un ancla anclada

    Y sin embargo
    todavía del paracaídas
    llueven los cánticos
    Alguna vez ha de ser

    La muerte y la vida
    me están
    jugando al ajedrez

  4. emilia dice:

    Como empezó la primavera y hoy me siento un poquiyo romantica, pues ahí os propongo este poema de Rainer Maria Rilke, que es tremendo:

    “Apágame los ojos, puedo verte,
    obtura mis oídos, puedo oirte,
    y hasta sin pies podré llegar a tí,
    y hasta sin boca puedo conjurarte.

    Quiebra mis brazos y te alcanzaré,
    con el corazón como con la mano,
    deténme el corazón y latirá el cerebro,
    y si prendieses fuego en mi cerebro,
    te llevaré en mi sangre.”

  5. josé maría dice:

    Un poema de Roque Dalton, poeta salvadoreño:

    YO, COMO TÚ,
    amo el amor, la vida, el dulce encanto
    de las cosas, el paisaje
    celeste de los días de enero.

    También mi sangre bulle
    y río por los ojos
    que han conocido el brote de las lágrimas.

    Creo que el mundo es bello,
    que la poesía es como el pan, de todos.

    Y que mis venas no terminan en mí
    sino en la sangre unánime
    de los que luchan por la vida,
    el amor,
    las cosas,
    el paisaje y el pan,
    la poesía de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *