La Biblioteca recomienda

 

EL INFINITO EN UN JUNCO: LA INVENCIÓN DE LOS LIBROS DEL MUNDO ANTIGUO

 

IRENE VALLEJO

 

 

Este es un libro sobre la historia de los libros. Un recorrido por la vida de ese fascinante artefacto que inventamos para que las palabras pudieran viajar en el espacio y en el tiempo. La historia de su fabricación, de todos los tipos que hemos ensayado a lo largo de casi treinta siglos: libros de humo, de piedra, de arcilla, de juncos, de seda, de piel, de árboles y, los últimos llegados, de plástico y luz.

Es, además, un libro de viajes. Una ruta con escalas en los campos de batalla de Alejandro y en la Villa de los Papiros bajo la erupción del Vesubio, en los palacios de Cleopatra y en el escenario del crimen de Hipatia, en las primeras librerías conocidas y en los talleres de copia manuscrita, en las hogueras donde ardieron códices prohibidos, en el gulag, en la biblioteca de Sarajevo y en el laberinto subterráneo de Oxford en el año 2000. Un hilo que une a los clásicos con el vertiginoso mundo contemporáneo, conectándolos con debates actuales: Aristófanes y los procesos judiciales contra humoristas, Safo y la voz literaria de las mujeres, Tito Livio y el fenómeno fan, Séneca y la posverdad….

Estamos ante un extraordinario ensayo. Desde el principio  desvela y seduce, consiguiendo que todas esas piezas que flotan en nuestra cabeza, ideas sueltas, pensamientos perdidos, datos olvidados, encajen en un todo sólido que es mucho más que la suma de las piezas.

Pero también es un magnífico libro de historia que te lleva de paseo por el mundo de la Antigüedad con una confianza y una cercanía que, por momentos, consigue que creas estar leyendo un libro de viajes. O escuchando a la contadora de historias de la tribu ante una buena hoguera, con el cielo infinito repleto de estrellas sobre tu cabeza, mientras a tu alrededor se escuchan los rugidos lejanos de los depredadores. 

Y es que esa es una de las grandes cualidades de su autora:  es una narradora nata, que hace brotar destellos de comprensión ante nuestros ojos, que sugiere mundos y desvela misterios. Si a esto le unimos una erudición tan profunda como viva, el resultado es perfecto.